Hablando de “Walden” de H. D. Thoreau

 

 

WALDEN 7 NOVIEMBRE

En la sesión del 7 de noviembre hemos analizado “Walden” de Henry David Thoreau, escritor estadounidense del siglo XIX (1817-1862).

A este libro hemos llegado, como venimos haciendo en el club de lectura, por Platón y “La República”. Ambos autores beben de los clásicos antiguos (Homero, Virgilio…).En este sentido Thoreau no tiene duda: “Quienes no han aprendido a leer a los clásicos antiguos en la lengua en que fueron escritos tienen un conocimiento muy imperfecto de la historia de la raza humana”.

Filósofo, naturalista y ecologista (“Jamás nos cansamos de la naturaleza”), pensador, poeta, anarquista (en cuanto que no le interesaba la política), pacifista (activista a favor de la abolición de la esclavitud y en contra de la guerra que EE.UU. mantenía con Méjico) pero ante todo un individuo coherente consigo mismo.

Thoreau llevó a cabo un experimento vital y original para demostrar y demostrarse a sí mismo que la vida en contacto con la naturaleza es la verdadera vida del hombre libre. Para ello se retiró a los bosques y vivió allí durante algo más de dos años en una cabaña construida por él mismo, de manera autosuficiente, cerca del lago Walden.”Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentar solo los hechos esenciales de la vida, y ver si no podía aprender lo que ella tenía que enseñar, no sea que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido”.

Thoreau defiende la sencillez y la simplicidad: “Mi mayor virtud es conformarme con poco”. “El hombre es rico según el número de cosas de que puede prescindir”.

Hemos coincidido varios miembros del club de lectura en que uno de los capítulos más interesantes del libro es la Conclusión, en la que nos hace una invitación: “¡Conócete a ti mismo! (tal es el precepto del filósofo antiguo). Para ello se requiere vista y valor”.

Por supuesto, en pocas líneas no se pueden resumir las ideas y el pensamiento de un hombre extraordinario. No hemos siquiera comentado la última parte del libro “Del deber de la desobediencia civil” pero hemos destacado una frase de esta parte del libro que nos ha parecido que define muy bien el pensamiento y los principios de Thoreau: “Si una planta no puede vivir de acuerdo con su naturaleza, muere; igual ocurre con el hombre”.

El próximo libro que leeremos será “La muerte de Iván Ilich” de Tolstoi. Y nos proponemos contestar a la siguiente pregunta: Por qué “Walden” nos lleva a Tolstoi?

Continuará….

Próxima cita: 12 de diciembre, mismo sitio, misma hora. “Té literario”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s