Los mejores cuentos de Antón Chéjov

En este volumen se recopila una selección de los mejores cuentos de Antón Chéjov, en concreto:
– Agafia
– Enemigos
– El beso
– La cigarra
– El estudiante
– El profesor de lengua
– Campesinos
– Iónich
– El hombre enfundado
– La grosella
– Del amor
– Por asuntos del servicio
– Un ángel
– La nueva dacha
– La dama del perrito
– El obispo

Antón Chéjov escribió cerca de seiscientos cuentos. De modo que, hacer una selección de sus mejores obras puede resultar complicado, pues siempre habrá la sensación de que faltó alguna obra importante. Por fortuna, las diferentes editoriales han puesto al alcance del público su propia compilación. Alianza Editorial se ha apoyado en la traducción y el criterio de Ricardo San Vicente, filólogo español experto en literatura rusa. El traductor ofrece un magnífico prólogo que en lugar de hacer una escueta biografía del autor, nos prepara de manera idónea para lo que vamos a leer.

En este libro se aprecia el estilo relajado y a veces humorístico del autor. Se confirman las cualidades de introspección  y su asombroso sentido humanista. Los cuentos no presentan mayores sobresaltos en la cuestión argumental. Los temas que maneja, tan comunes y cotidianos no son felices ni desmesuradamente trágicos, sino más bien reveladores, epifánicos. El estado de ánimo que se experimenta al leer a Chéjov es el desconcierto gozoso y boquiabierto de quién despierta al conocimiento de una gran verdad que antes era incapaz de percibir.

En todos los cuentos encontramos historias sencillas, y curiosas, que esconden una enorme sabiduría libre de ceremonias y sermones. Leerlas nos tomará cierto tiempo, ya que cada una expresa un comentario profundo, capaz de hacernos reflexionar por el resto del día.

Agafia: Un golfo holgazán tiene una aventura con una mujer casada. Este cuento representa un inicio muy ligero comparado con lo que vamos a leer a continuación.

Enemigos: Dos hombres que viven simultáneamente un drama personal y su sufrimiento les impide empatizar el uno con el otro.

El beso: Uno de los cuentos más populares del autor; profundiza en los sentimientos que experimentamos de jóvenes, cuando empezamos a soñar con el amor de pareja; mientras unos viven la experiencia plenamente, otros se aferran a una pequeña ilusión.

La cigarra: Aportación chejoviana al club de Emma Bovary, Ana Karenina y Marguerite Gautier, pues trata sobre una mujer cuya desmesura y pasión le conducen a la infidelidad.

El estudiante: Interesante microrelato con un tema más intelectual: el devenir de la historia y su influencia en el sentido de la vida. Contiene referencias bíblicas e interesante simbología. El estilo es muy parecido a lo que Kafka desarrollaría veinte años después.

El profesor de lengua: Cuento de amor y humor con el típico final incierto. Cuando el lector se acostumbra al ritmo que Chéjov le marca, empieza a descubrir su gran habilidad para la comedia.

Campesinos: Uno de los relatos más extensos del libro, consta de nueve capítulos y es considerado en otros volúmenes como novela corta. Es una excelente historia de carácter social, dramática y a la vez tierna, presentando a uno de los personajes más entrañables: Olga, la esposa del protagonista.

Ionich: No siempre hay segundas oportunidades. Este cuento nos recuerda que las cosas que no tomamos cuando es el momento, pueden no regresar jamás.

El hombre enfundado: Estupendo relato que se inscribe en la serie de “cuentos sobre personajes pintorescos” que fundara Gógol con “El capote”. El autor utiliza el recurso de la narración dentro de la narración y se extiende en sus cualidades humorísticas. Trata sobre un hombre ridículamente aprehensivo y moralista.

La grosella:  Relato social con prodigiosos alcances humanistas. Esta aguda crítica a la prepotencia y la soberbia clasista, prefigura la obra de autores como Gorki y a la misma revolución rusa. A pesar de ello, el autor no politiza en lo más mínimo, únicamente se limita a narrar y ofrecernos su sabiduría.

Del amor: Uno de los relatos más breves, finalizando la serie que empezó con “El hombre enfundado”. Habla sobre la falta de decisión y la excesiva escrupulosidad que sufren ciertas personas con respecto a los temas amorosos.

Por asuntos del servicio: En Rusia la esclavitud se abolió de manera tardía, apenas hasta mediados del siglo XIX. En este relato el autor hace una crítica a la penosa subordinación y a las humillaciones que recibían quienes ejercían los oficios más humildes.

Un ángel: Trata sobre aquellas mujeres sin opinión y sin carácter, cuya vida no tiene sentido, a menos de que tengan un hombre a su lado.

La nueva Dacha: Este cuento nos demuestra que el realismo de Chéjov no está enfermo de ideología; la pobreza no necesariamente significa nobleza de carácter; los más desfavorecidos de la sociedad también pueden cometer vilezas, principalmente porque su falta de instrucción los convierte en una masa fácilmente manipulable.

La dama del perrito: El cuento más famoso del autor, no necesariamente el mejor, pero sí un excelente estudio sobre el amor. Fue aclamado por los especialistas, entre ellos el  Vladimir Nabokov. Trata sobre un don juan infelizmente casado y emocionalmente vacío, que inesperadamente encuentra el amor.

El obispo: Posiblemente el cuento más oscuro de todo el libro. Narra como la incomprensión y la soledad acaban con la vida del ser humano, más rápido que las enfermedades.

La novia: Este es el último relato escrito en la prolífica carrera del escritor ruso. Una mujer próxima a casarse, descubre lo que verdaderamente siente y piensa en renunciar a su boda.

En todos los casos, el tono de la narración es muy parecido y la calidad literaria es consistentemente alta. Chéjov no necesita plantear crímenes atroces ni situaciones peligrosamente incestuosas; tampoco necesita recurrir a la espectacular ambientación de de las grandes ciudades ni apelar a la opulencia de príncipes y aristócratas. Para comunicarnos la gran revelación, le basta con humildes personajes de clase media en sus habituales escenarios provincianos.

Si algo tienen en común todos los relatos escogidos para formar este libro es la crudeza de la vida diaria a la que se enfrentaban los rusos, ya fueran simples campesinos, como intelectuales o incluso profesores.

La pobreza era lo más habitual. Sin embargo, esto no quiere decir que la gente viviera en un mundo de brutalidad. Había quien se imbuía de esa sensación de fatalidad y acababa arrastrado hacia el alcohol, mientras que otros intentaban luchar por mantener la dignidad.

Chéjov consigue llevarnos de la mano para mostrarnos esa cara oscura y aciaga de una Rusia que ya iba camino de estallar pero de una manera tan sencilla y natural que acabamos conectando con todos los personajes.

Además de la pobreza, otro de los temas más tratados por el autor, es el adulterio, fomentado por la mujer que podemos leer en “Enemigos”, “La dama del perrito” y otros.

Pese a ser uno de los grandes autores clásicos de Rusia, se puede leer fácilmente, por lo menos gracias a la gran labor del traductor que de vez en cuando nos aporta notas al pie con pequeñas explicaciones.

Fuente: Blog Mi encuentro con la literatura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s