Rojo y negro

rojo-y-negro

El 15 de septiembre de 1827 fue guillotinado Antoine Berthet, antiguo seminarista que asesinó a su amante y benefactora, en medio de una ceremonia religiosa. El caso publicado en La Gaceta de los Tribunales inspiro a Stendhal su novela  Rojo y Negro (1830). La obra trasciende el propósito declarado por Sthendal -escribir una crónica de costumbres de la sociedad francesa auspiciada por la restauración borbónica- para convertirse en un portentoso relato de los movimientos del corazón humano y las pasiones del alma. La Francia desilusionada y prosaica del periodo postnapoleónico, donde los caminos del heroísmo han quedado cerrados, es el escenario de los esfuerzos de promoción social de su protagonista, Julián Sorel -uno de los personajes mejor dibujados en la historia del género novelesco-, plebeyo cuyos ensueños y ambiciones resultan frustrados por un mundo dominado por las jerarquías, el dinero y el clero. Sorel es producto de un tiempo en el que el fingimiento, la contención y la serenidad eran los únicos caminos que podían hacer prosperar a alguien dentro de una jerarquía casi impermeable. De ahí la inadecuación entre sus propósitos íntimos y los pasos que va dando en la vida real; y ejemplo perfecto es su admiración por Napoleón, que debe ocultar para evitar confrontaciones con la nobleza y la alta burguesía, aunque desprecie sus opiniones y actos.

La obra no sólo se centra en la ascensión social de un joven de provincias, sino que incluye toda una serie de preocupaciones acerca de la situación de la Francia de principios del siglo XIX. Como es lógico, el paso del tiempo hace que las referencias a hechos concretos pierdan su capacidad emocional e informativa, pero la acción que el autor enmarca dentro de ese contexto no deja de ser una historia magnífica sobre la hipocresía social.

Stendhal presenta el conflicto entre los valores liberales y las fuerzas reaccionarias. De un lado, el rojo simboliza los valores encarnados por el uniforme militar francés bajo la revolución de Napoelón, de otro, el negro que se relaciona con el hábito sacerdotal de la Francia postrevolucionaria.

La novela se enaltece gracias a la portentosa escritura de Stendhal, capaz de proporcionar bellas escenas sin escatimar el sarcasmo y la crítica (como la llegada del rey a Verrières y la marcha organizada en su honor) con un estilo límpido y sencillo.

Ha sido adaptada al cine en varias ocasiones:

  • (1954) de Claude Aunt-Lara, director francés, que adapta con habilidad la famosa novela realista de Henri Beyle (Stendhal). Protagonizada por Gerard Philippe como Julian Sorel, Danielle Darrieux, Antonella Lualdi y Jean Martinelli.
  • Finales de la década de los 70 fue adaptada para la televisión cubana e interpretada por Evelio Taillacq (Julien Sorel), Martha del Río (Madame Rênal) y Susana Pérez (Mathilde de la Mole).
  • 1997 adaptación televisiva, dirigida por por Jean-Daniel Verhaeghe e interpretada por el actor italiano Kim Rossi Stuart y la actriz francesa Carole Bouquet.

En Youtube podéis encontrar un audiolibro publicado en 2016 y presentado por Mario Vargas Llosa.

Finalmente os recomendamos escuchar el programa que Biblioteca básica de Radio 5 dedica a esta magnífica novela.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s